Migración de África a Europa, más que una crisis, una oportunidad

0
60

Cada vez es más común justificar la asistencia al desarrollo de Europa a África diciendo que reducirá las migraciones procedentes del Sur. Pero es un argumento tan intuitivo y atractivo como improbable.

A medida que las comunidades dejan de ser tan pobres, más personas tendrán la capacidad y los recursos para embarcarse en un viaje costoso en busca de una vida mejor en otro lugar, según investigaciones del Centro para el Desarrollo Global.

El desarrollo suele aumentar las migraciones, por lo menos al principio.

La combinación de desequilibrios demográficos y económicos significa que el flujo migratorio entre África y Europa casi con seguridad aumentará en las próximas décadas.

Para 2050, 800 millones de personas formaran parte de la población económicamente activa en África subsahariana.

La mayoría serán jóvenes demandantes de empleo, con energía, que encontrarán mercados laborales que no podrán absorber ni proveer oportunidades laborales significativas para todos.

Mientras, la población europea seguirá envejeciendo y la demanda laboral superará la oferta en sectores críticos como enfermería y atención a la salud. Para 2050, más de 34 por ciento de los habitantes tendrán 60 años o más.

Además del desequilibrio demográfico, hay un desequilibrio en los estándares de vida.

Aun si los ingresos por habitante se duplican en África en las próximas tres décadas, la brecha de ingresos respecto de Europa para 2050 seguirá siendo lo suficientemente amplia como para que la migración sea una alternativa prometedora para muchos.

Además de razones económicas, la gente se verá empujada a emigrar por conflictos o por el impacto ya visible del cambio climático en sus países.

En definitiva, en la próxima década, es muy probable que decenas de millones de nuevos trabajadores lleguen a Europa a hacer funcionar las fábricas, a ofrecer atención médica y educación, así como a hacerse cargo de los servicios que hacen que las economías modernas sean funcionales y confortables para la gente.

La alternativa política para Europa no es si habrá una migración a gran escala, sino cómo gestionar el movimiento poblacional de forma tal que le resulte económicamente beneficioso y socialmente sostenible.

Fuente: ipsnoticias.net / imagen: Internet

 

Comentarios