El gobierno de EE.UU también sanciona a los dos principales servicios de inteligencia de Vladimir Putin por el hackeo en las elecciones ya que no deben implicarse y por ello se han tomado estas medidas para asegurarse de que no esten interviniendo en otros procesos de EE.UU como me dida de seguridad.

La administración del presidente Barack Obama, basada en las investigaciones de grupos de inteligencia, ordenó la expulsión de 35 agentes rusos, como una de las medidas por el “hackeo” durante la campaña presidencial.

Además sanciona a los dos principales servicios de inteligencia del gobierno de Vladimir Putin, que ordenaron u operaron el ataque contra el Comité Nacional Demócrata y otras organizaciones políticas, confirmó Associated Press.

A los castigos se sumarán otros que serán secretos, expresó en un comunicado el mandatario estadounidense.

Los funcionarios y agentes deportados operaban en la Embajada de Rusia en Washington y en el Consulado de San Francisco, sus familiares tendrán 72 horas para abandonar el país.

“He sancionado a nueve entidades e individuos… cuatro oficiales individuales del GRU (Dirección General de Inteligencia rusa) y tres empresas que proporcionaron apoyo material a las operaciones cibernéticas del GRU”, explicó el presidente.

Los oficiales sancionados directamente son: Igor Valentinovich Korobov y Sergey Aleksandrovich Gizunov, ambos de 60 años de edad; Igor Olegovich Kostyukov y Vladimir Stepanovich Alexseyev, ambos de 55 años.

Aunado a ello, el Departamento de Estado cerrará dos oficinas rusas en Maryland y Nueva York, que eran utilizadas con propósitos de inteligencia.

“Y estoy declarando ‘personas non gratas’ a 35 agentes de inteligencia rusos”, expresó el mandatario.

Agregó que el Departamento de Seguridad Nacional y el Buró Federal de Investigación están divulgando “información técnica desclasificada sobre la actividad cibernética del servicio de inteligencia civil y militar ruso”.

Consideró que los EEUU y sus aliados en el mundo deberán trabajar contra lo que llamó “esfuerzos de Rusia” para no obedecer las normas internacionales e intervenir en procesos democráticos.

También recordó que aún falta presentar un reporte al Congreso durante los próximos días, previo al cambio de gobierno el 20 de enero.

“Mi administración presentará un informe al Congreso en los próximos días sobre los esfuerzos de Rusia por interferir en nuestras elecciones, así como por actividades cibernéticas maliciosas relacionadas con nuestros procesos electorales pasados”, indicó.

Este diario publicó que la administración de Obama preparaba las sanciones diplomáticas contra Rusia por la injerencia del Kremlin durante las recientes elecciones presidenciales.

Hasta la última actualización de esta nota, el presidente electo no había hecho comentario alguno en Twitter o Facebook, que ha utilizado para exponer sus posturas.

Después de que tome posesión, el presidente electo Donald Trump podrá decidir si mantiene esas sanciones.

La respuesta de Rusia.

“No vamos a expulsar a nadie”, dijo. Pero agregó que su país se reserva el derecho a tomar represalias.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo hoy que por ahora va a renunciar a la expulsión de diplomáticos estadounidenses como reacción a las sanciones estadounidenses impuestas por los presuntos ciberataques. “No vamos a expulsar a nadie”, informó hoy el mandatario en Moscú, luego de que su canciller Sergei Lavrov le recomendara la expulsión de 35 representantes norteamericanos.

Rusia se reserva sin embargo “el derecho de tomar medidas de represalia” y “restaurará las relaciones ruso-estadounidenses dependiendo de la política del presidente Donald Trump”, precisó el mandatario.

“Pero no vamos a caer en una diplomacia irresponsable (…). No vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses”.

No sólo eso. El presidente ruso sorprendió con un amistoso saludo de fin de año a Estados Unidos.

Putin dio los augurios de “buen año” al presidente estadounidense saliente Barack Obama y los miembros de su familia, “pese al hecho de que la administración norteamericana termine su trabajo de este modo”.

Putin les auguró “prosperidad y bienestar”, reportó el Kremlin. Y además invitó a “todos los hijos pequeños de los diplomáticos estadounidenses” al Kremlin para la tradicional fiesta de fin de año.

El jueves, Estados Unidos impuso una serie de sanciones graves y otras medidas punitivas contra funcionarios y servicios de inteligencia rusos, en medio de acusaciones de que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales estadounidenses al hackear sitios y cuentas de correo electrónico de políticos norteamericanos, en especial del Partido Demócrata.

Como resultado, 35 diplomáticos rusos recibieron la orden el jueves de abandonar los Estados Unidos en 72 horas y clausuró un par de inmuebles de propiedad rusa.

En una declaración difundida este viernes por el sitio web del Kremlin, Putin calificó las nuevas sanciones como una “provocación dirigida a socavar aún más las relaciones ruso-estadounidenses”.

Comentarios