Tinta tibia. Mirada mundial

0
157

Ayer, mientras segundero hipertérrito en el duermevela de su infinitud, para no pocos dos hechos acentuaban lo del ditirambo y la epifanía del goce: Lenin Moreno, virtual sustituto de Correa, candidato de la otra Alianza País, ganaba, sólo con el 99% del cómputo verificado, por 51% la segunda vuelta electoral en el Ecuador al banquero Guillermo Lasso de Creo-Suma, con su 48%, quien llamaba, ebrio de desconsuelo, al insípido uruguayo de la OEA, Luis Almagro, para darle quejas de manoseo de las urnas; el regocijo en la mitad del mundo llego hasta la Embajada de Londres donde Julian Assange invitaba al perdedor a irse de Quito, la Capital, lo que éste prometió haría con él si ganaba, enviarlo a los  EUA¸por igual llego el reflejo desde Manta, una de sus costas, hasta la Galápagos a mil kilómetros donde Darwin también ganó, en 1835, una de las ultimas batallas de la Ciencia y la Razón al Dogma Teocéntrico y a la idea de la “Creación”. También de fiesta, en más de 100 ciudades del mundo, liderando NY, Barcelona, Pekin, Sidney, Berlín y Amsterdan, sobraban los golpes suaves y en pijamas para celebrar el muy extraño Día Mundial de la Almohada contra el estrés y el desgano por la vida, pero Dante, Aligiheri, nos recuerda siempre que la  “Divina Comedia”, es el drama de la tragedia humana, el Infierno, el Purgatorio, que nadie pintó mejor que Gustav Doré ni Botticelli, por eso en el Metro de Sans Pertersburgo, en Rusia, entre las estaciones de Sennnaya Plaschad y Teznologuicheski una explosión dejo, hasta el momento, 11 muertos y 45 heridos, más el caos por otro artefacto desactivado; 3 días de luto ha decretado Georgui Poltavchenko , alcalde de la ciudad del Zar Pedro el Grande y ex capital rusa, mientras la serenidad helada del presiente Putin, como en sus años de KGB, servicio  secreto, le guía hacia el rastro frio de la causa. Mientras el las grandes urbes occidente jugaba con almohadas, en Colombia, desde el viernes, más de 200 muertos, 203 heridos y 226 desaparecidos dejo la riada macabra de tres causes y deslaves en Mocoa, municipio del departamento de Putamayo, en la amazonia colombiana, de 45 mil habitantes mientras llegan, almohadas, sabanas, mosquiteros, agua, alimentos, ropa y brigadistas de todo el mundo a la región que ruega al presidente, Juan Manuel  Santos, que si pudo hacer la paz con la guerrilla, no los deje en una condición de indefensión que parezcan cien años de soledad. En Paraguay, donde los Medios informan y las leyes se promulgan en castellano y Guaraní, el asalto al congreso que costó una vida, es la pugna entre el eterno partido Colorao, del deportista y empresario presidente Horacio Cartes y otras tendencias conservadoras para impedir la reelección de éste vía el congreso paraguayo, pues saltársela o asearse con ella no siendo más  que es un pedazo de papel, sigue siendo una fruta deseable en la américa exótica y tropical, donde lo mágico es real como los ríos que no arrastran peces, sino seres humanos.

Comentarios